ANGÉLICA TANARRO

A propósito de la exposición en la Casa del Siglo XV. Segovia 1994.

EL NORTE DE CASTILLA. 15 de febrero de 1994.

La pintora Patricia H. Azcarate expone en La Casa del Siglo XV sus últimas obras
«Dejo que el cuadro me diga cosas hasta que lo doy por terminado»
Ha Ilegado hasta aqui trabajando duro y exponiendo poco. Sin prisa. Quizá por eso se muestra segura y no parezca una pintora ansiosa por conocer opiniones ajenas sobre su propia obra. Patricia H. Azcárate da la sensacon de saber que su pintora se defiende solo sin necesidad de añadir muchas palabras. Esta página es por tanto una apraximación a un trabajo que estos días se muestra en La Casa del Siglo XV. Una exposición que ningún aficionado o profesional del tema debería perderse.

Hace aproxintadamente tres años que Patricia Azcárate se instaló entra nosotros para pintar a gusto. Tiempo atrás se había dado cuenta de que quería distanciarse de Madrid para trabajar, pero no lo bastante como para perder el contacto con la capital donde suceden las cosas en arte.
Aquí ha pasado este tiempo inadvertida, retirada, como una ermitaña, dedicada exclusivamenta a pintar. Pocos saben por tanto que a pocos kilometros de la ciudad en la carretera de Segovia a Torrecaballeros. Patricia. una pintora interesantísima y con una obra muy madura. eligió este lugar para vivir.
Ese no estar en contacto con nada que le distraiga del trabajo ha dado sus frutos. Y ahora saben del anonimato -anonimato mas segoviano que madrileno. donde su pintura se conoce en circulos profesionales- para darse a conocer en La Casa dcl Siglo XV, donde el sábado se inauguró su exposición..
En el pequeño espacio de la sala alternan los cuadros de gran formato con los mas pequeños y se ha conseguido que el espectador pueda tener una idea bastante clara de que mueve los pinceles de su aurora. Los cuadros han desbordado las paredes del espacio estrictamente expositor para instalarse en otros rincones de la galería.


Identidad

El observador atento sabrá por qué. En el espacio del lienzo Patricia distribuye a su vez otros espacios y unas energías que se mueven y van creando campos de atracción y vacíos quo no son sino los anunciantes de otras energías y campos magnéticos. El cuadro termina. pero la energía sigue fluyendo en otros cuadros de esta artista que a fuerza de tener cosas que decir y querer dejar las ideas redondas. ama las series.
De esta forma, los cuadros tienen identidad propia, personalidad propia. parecen no depender de nada y sin embargo vistos en conjunto poseen una clara coherencia.
Quiza en el color, en alguno de los temas o en elementos dispersos en la superficie de la pintura. Patricia H. Azcárate parece haber retornado a los cuadros de su exposición en la galería madrileña. "Rojo y Negro".
En el año 89. Sobre todo en ese chorro de pintura en ese brochazo que recorre el cuadro marcando una dirección como señala autora.
Sin embargo hay muchos cambios técnicos. Las obras son ahora menos matéricas. Y en atlas. transparencias y veladuras se alternan con particulas mils densas. como meteoritos que recorren el espacio y dejan una estela de energia a su paso.
Los precursores de estos cuadros están en su estudio y componen una etapa en que la pintura estaba más quieta. má's estática." Son pinturas -afirma Patricia- en las que empiezan a salir unas células o párticulas que para mí son parte de la materia anterior que había en mis obras, como si se hubiera expandido y flotara en el espacio, pero de una forma estática. Como sin movimiento, sin vida."

Preguntas y respuestas

En esta etapa hay cuadros qua apuntan ya los derroteros actuales. Algunas burbujas comienzan a perder la forma concreta que les aprisiona para empezar a moverse en la tela.
Patricia H. Azcarate se piensa mucho el cuadro antes de empezar a manchar sabre todo en sus grandes formatos. Pero cuando toma la decisión de arrancar, el trabajo suele ir rápido: Lo que ocurre es que no toco el mismo cuadro en todas las sesiones. Voy dejando que la pintura se asiente, que vaya tomando cuerpo. Si el cuadro me sigue preguntando cosas, sigo contestándolas hasta qua el cuadro deja de decir cosas y ya lo doy por terminado. En ese momento noto que la pintura esta resuelta.
Esta pintura. que ha seguido trabajando hasta el mismo momento de abrir la exposición y que piensa seguir haciendo lo mismo de ahora en adelante, no conoce eso que los artistas llaman depresión post exposición .
Si se le pregunta cuales son sus aspiraciones respecto a su obra, responde sin dudar:
- Aspiro a que se conozca más mi trabajo y a moverme por círculos internacionales.-.
Cree que las galerias españolas son conformistas. qua apenas tienen macros en promocionarse en ferias extranjeras, pero su estudio está empezando a ser visitado por galeristas de Madrid y confía que este momento de creación no tenga marcha atras.

Patricia, segura y sabia

Patricia sólo se de cuenta de la confusión reinante en el mundo de la pintura cuando hate una escapada para ver que ocurre a su alrededor (La feria ARCO es un ejemplo de su intenrés aunque luego se maestre crítica con los resultdos)
El resto del tiempo no le interesa esa confusión, ni le afecta en su forma de pintar, como no le afectan las influencias externas de tipo ambiental. Lo que deja en el cuadro lo lleva dentro.
Esta artista muestra un equilibrio y una seguridad poco frecuentes. Y sl alguien piensa que son poses de artista no tiene más que acercarse a su obra para ver allí ese mismo., equilibrio y esa seguridad que-también aparecen en el trato con ella.
Patricia Azcárate sabe lo que quiere y como pintarlo. Los demás veremos Ias transparencias, las manchas tormentosas, los meteoros cruzando el lienzo de parte a parte, luces y sombras y lo interpretaremos y buscaremos explicaciones y argumentos más. o menos literarios. Pero ella sabe que es pintura Esa pintura que va dejando en la tela con la idea de vacío y del aliento rítmico siempre presente.
Tiene la suticiente confianza en sí misma para saber que antes o después debe llegarle el momento. Porque una cosa es que haya confusión y falta de criterio en este mundillo y otra muy distinta que se reconozca la calidlad que salta a la vista Patricia tiene un futuro por delante.